CARBONERO QUERIDO La historia de Peñarol para niños – de Leonardo Haberkorn

Carbonero querido es un libro para todos aquellos niños —y, por qué no, también adolescentes y adultos— apasionados por Peñarol, hinchas que quieren conocer su historia, sus triunfos y derrotas, sus más grandes jugadores, las hazañas de este club nacido en el año 1891 en aquel paraje rural conocido como Peñarol.
Desde sus comienzos, cuando todavía se llamaba CURCC, hasta el reciente triunfo del Campeonato Uruguayo 2012-2013, todo está en las páginas de este libro. Carbonero querido repasa las grandes conquistas aurinegras, las que llevaron a Peñarol una y otra vez a la cima de Uruguay, América y el mundo, pero también hechos menos conocidos e igualmente emocionantes e increíbles, unas veces divertidos, otras veces dramáticos. Como cuando un viejo crack del club, que estaba internado en un hospital, llamó a los jugadores de Peñarol para pedirles que le ganaran a Nacional, o la pretemporada en la que los hinchas se entrenaron junto con los futbolistas en la playa Buceo, o cuando un jugador locazo se sentó encima de la pelota en un clásico.
Desde Piendibene al Tony Pacheco, desde el clásico de la fuga al clásico sin golero, las historias de todos los cracks están en este libro, ideal para leer en familia: para padres que quieren recordar junto con sus hijos y para nietos que quieren abrazar los recuerdos de sus abuelos.

Ver adelanto del libro en PDF

Leonardo Haberkorn es periodista. Sus papás son hinchas de Nacional, pero un vecino, el señor Mirazo, logró convencerlo de hacerse manya (¡por suerte!). Los goles de Fernando Morena le alegraron la infancia. Un día, en el recreo de la escuela, un amigo llamado Igal le mostró su carné de socio de Peñarol y ahí descubrió que se podía ser algo más que un simple hincha: entonces fue a la vieja sede de la calle Maldonado y se asoció, hasta hoy. Cuando empezó el liceo, a todos los exámenes llevaba un autógrafo de Morena como amuleto. Siempre le fue bien, pero en sexto año perdió filosofía y se dio cuenta de que, además, tenía que estudiar.

Federico Murro es ilustrador. Le interesa bastante el fútbol, cosa que no es muy común entre sus colegas dibujantes. De chico fue hincha de Peñarol, luego dejó de serlo y medio que se fue haciendo de Villa Española, porque ahí jugaban unos amigos, pero luego Villa Española dejó de competir en el fútbol de adultos y desde ese momento es solo hincha de la selección uruguaya. Además sigue atento los avatares de Rumania, equipo que conquistó su corazón en aquella década dorada que transcurrió entre el 90 y el 2000.

Wordpress Themes - Wordpress Video Themes - Wordpress Travel Themes - WordPress Restaurant Themes