Nota de Miguel Arregui en El Pais a Adolfo Garcé autor de “La política de la fe”

“La era progresista está en la mitad de su vida útil”

Es uno de los miembros más notorios de la nueva generación de politólogos, esos gurúes que los uruguayos escuchan con atención durante los procesos electorales. Garcé cree que la “era progresista”, el largo predominio de la izquierda, “está exactamente en la mitad de su vida útil” y que el próximo presidente no tendrá mayoría parlamentaria. “No hay nada mejor que el gobierno dividido”, afirma.

UNA ENTREVISTA DE MIGUEL ARREGUI

CON FOTOS DE AMÉRICO PLÁ

“Abunda en mi familia el interés por lo público; corre por el torrente sanguíneo”, cuenta Adolfo Garcé (47). Su abuelo paterno tuvo larga actuación política dentro del Batllismo y su padre fue docente. Por el lado materno, García y Santos, recoge un legado de función pública y docencia. Se crió en Pocitos y se educó gracias a una beca en el Liceo Francés, donde su madre era docente. Su hermano, Álvaro Garcé, es comisionado parlamentario penitenciario y su hermana es profesora de Literatura.

-Su último libro, una historia del Partido Comunista de Uruguay, se titula La política de la fe y asigna a ese partido una forma de religiosidad.

-No es un invento mío. Hace más de 90 años el filósofo y escritor británico Bertrand Russell viajó a la Unión Soviética para conocer a Lenin. A su regreso escribió que aquello era como una religión (N. de R.: Russell vio en Lenin algo parecido a un frío fanático religioso). Década tras década numerosos pensadores, como el francés Raymond Aron, han defendido esa idea. No es que el comunismo sea una religión: se parece, existe una analogía. Es una “religión política”: hay una doctrina, hay sacerdotes, hay una liturgia, hay una tierra prometida y hay fe, mucha fe. Tanto es así que el día que faltó la fe la estructura política más impresionante que tenía este país se desmoronó. En 1989 el PCU era un edificio altísimo, con más de 50.000 personas en sus padrones, con cientos de funcionarios que movían mucho dinero, con la mejor votación de su historia (casi el 10% de los sufragios nacionales).

-Un triunfo a pocos días de que cayera el muro de Berlín.

-Jorge Batlle decía: “Este es el único país que no se enteró que cayó el comunismo”. Pero luego el PCU cae. ¿Por qué? Porque se instala la duda. Si sería importante la fe.

-¿Era creer o reventar?

-Tal cual. Se dejó de creer y se reventó. El comunista vive atormentado por la idea de dejar de creer. Todo el tiempo busca evidencia para no dejar de creer. Porque creer es maravilloso: se tienen todas las respuestas, genera la ilusión de entenderlo todo, que se comprende el pasado y se conoce el futuro, hacia dónde va el mundo. Pertenecer a un organismo mayor, presente en todo el mundo, da seguridad y llena de hermanos. Es más difícil la vida -aunque tan linda- de quienes viven a la intemperie, según la expresión de Gerardo Caetano; de quienes son independientes. Hay mucha gente que necesita pertenecer a algo, y hay otros que disfrutan de su condición de libertarios.

-Sin embargo el PCU se recreó y tiene influencia, aunque sea mucho menor.

-Ahora es más pequeño, más simple, menos diverso, menos rico. El viejo PCU, además de ser grande, era muy diverso: obreros, universitarios, intelectuales, artistas plásticos, músicos. Y eran muy duros con los otros. Pero sigue siendo influyente. Mucha gente tomó nota de ello cuando Ana Olivera fue designada como candidata a la Intendencia de Montevideo y, antes aún, cuando José Mujica fue designado candidato a la Presidencia en el Congreso del Frente Amplio en diciembre de 2008. Si se mira la historia, la alianza entre tupamaros y comunistas en ese Congreso parece increíble.

LA ERA PROGRESISTA. Los politólogos emergieron en Uruguay durante la apertura democrática y se dieron a conocer con encuestas divulgadas por la prensa. Luego la televisión popularizó los rostros de César Aguiar, Luis Eduardo González, Agustín Canzani u Óscar Bottinelli, quienes legitimaron la Ciencia Política. Garcé integra una nueva generación: la de los primeros egresados de la Licenciatura en Ciencia Política de la Facultad de Ciencias Sociales, una carrera con un gestor fundamental: Jorge Lanzaro. Esa iniciativa se nutrió de lo hecho durante la dictadura por algunos institutos privados, como el Claeh (Centro Latinoamericano de Economía Humana), en donde actuaron Romeo Pérez, Gerardo Caetano o José Rilla.

Un libro de 2004 de Garcé y Jaime Yaffé se explayó sobre “la era progresista” por venir.

-La “era progresista” lleva más de siete años. ¿Goza de buena salud?

-Creo que está exactamente en la mitad de su vida útil. Cuando el Encuentro Progresista-Frente Amplio ganó en 2004 estaba convencido de que gobernaría al menos dos períodos. Ahora pienso que serán tres y no cuatro.

-¿Quién será el próximo presidente?

-Creo que el escenario más probable es un triunfo de Tabaré Vázquez en segunda vuelta (balotaje) y que deberá liderar un gobierno sin mayoría parlamentaria.

-¿Y no tener mayoría parlamentaria es malo o bueno?

-A mí me convenció Jorge Lanzaro hace muchos años, y luego me lo confirmó lo que aprendí sobre el presidencialismo estadounidense, que no hay nada mejor que el gobierno dividido: que el presidente no tenga mayoría, que deba negociar, que se baje del caballo, que escuche a los demás. La mayoría parlamentaria genera el espíritu de “hacemos lo que queremos, no tenemos que discutir con nadie”.

“Bordaberry asciende; no tiene techo”

-¿Pedro Bordaberry es un caudillo emergente?

-No tiene techo. ¿Que es hijo de Juan María Bordaberry? ¿Y cuántas veces me dijeron a mí que Mujica no podía ser presidente? Bordaberry fue un ministro que llamó la atención, en 2009 fue un candidato formidable a la Intendencia de Montevideo (26% de los votos) y logró una buena votación del Partido Colorado en 2009.

-¿No está el Partido Nacional demasiado confiado en su condición de segunda fuerza política?

-En su fuero íntimo no. Han tomado nota del desafío. Están preocupados. Creo que el Partido Nacional tendrá menos cargos para repartir en el próximo período; su bancada se achicará.

FUENTE: El País Digital

Wordpress Themes - Wordpress Video Themes - Wordpress Travel Themes - WordPress Restaurant Themes