Bolivia ha parido la más larga serie de dictadores de Sudamérica. Insurrecciones, guerras civiles, golpes de estado, siempre el balance fue el mismo: masacre de indígenas y robo a mansalva de sus riquezas. Pero hace casi 150 años surgió uno, el peor, según Neruda, “la bestia borracha, espumarajo de minerales traicionados…”: Mariano Melgarejo, paradigma de déspota boliviano. Regaló trozos de su país a Chile y Brasil, deshizo las comunidades nativas, fue dueño absoluto de vidas y depredados insigne. Su pasión por el poder solo es comparable a la que sintió por Juana Sánchez, joven hermosa, ambiciosa. Juana fue también dueña de Bolivia porque lo era Melgarejo. Supo acumular fortunas mientras él podía dárselas. Supo ser letal cuando el tirano cayó en desgracia.
 
 
 

Nº de páginas: 216 / Editado en: 2008 / Tamaño: 13X21 / Peso: 310 grs./ Editado por: Fin de Siglo / ISBN: 9789974494275

comprar este libro