Luis Prats

Luis Prats

Para dejar atrás el Conmebolgate

La Copa América, pionera mundial entre las competencias continentales, está por cumplir un siglo, más vigente que nunca. La edición 2015 reunirá a las estrellas de esta parte del planeta (salvo una, Luis Suárez, por supuesto) y se espera un gran espectáculo. Sin embargo, la institución que le dio origen está en el momento más complicado de su existencia.
La Confederación Sudamericana de Fútbol, conocida por el acrónimo Conmebol que viene de los lejanísimos tiempos de los telegramas, fue duramente golpeada por el escándalo de la FIFA. Varios de los dirigentes o empresarios involucrados por el FBI y el Departamento de Justicia de Estados Unidos deben responder precisamente por sus acciones en la venta de derechos de los torneos de América del Sur.
Es cierto que desde hace poco hay otros dirigentes al mando de la Conmebol, pero antes que explotara este caso en Zürich no habían terminado de cortar sus lazos con los acusados Nicolás Leoz o Eugenio Figueredo, por ejemplo. Y habrá que ver qué ocurre con los contratos negociados mediante presuntos sobornos.
“La pelota no se mancha”, dijo una vez Diego Maradona, ahora aspirante a un cargo en una hipotética renovación de la FIFA. En realidad, la pelota sí se mancha, como lo demuestra este caso. Pero cuando empieza a picar, como ocurrirá en esta Copa América, caen las manchas. El fútbol dentro de la cancha puede llegar a ser sublime y hacer olvidar, aunque sea por un rato, todos los FIFAgate o Conmebolgate.


6 de Julio: Ganó el que más quiso ganar

Chile estaba entre los favoritos para llevarse la Copa América, pero en los últimos días había crecido la imagen de Argentina, mientras que la de los organizadores resultó empañada por los episodios del partido contra Uruguay y el trabajo que le dio un Perú reducido temprano a diez hombres. Sin embargo, los chilenos se dieron finalmente el gusto que demoró 99 años.
Tuvieron que llegar a los penales, escaparon ilesos de la última jugada de los 90 minutos, cuando Higuain volvió a fallarle a la invitación de la gloria, pero en el resumen, los anfitriones fueron los que más quisieron ganar. Hasta por su juego frenético, sin pausas, que no modificaron enfrentando a Bolivia o a Argentina. Su fútbol a toda velocidad llena los ojos, incluso por la facilidad para manejar la pelota incluso a altas revoluciones, aunque para ese volumen de juego, la cantidad de situaciones de gol que crean es poca. Frente a Uruguay, aun con una posesión del 80%, hasta el gol no habían generado ninguna jugada clara frente al arco.
La Copa América 2015 será recordada como el de la apertura de la vitrina chilena pero también por sus escándalos, los errores arbitrales, el juego chato y la ausencia de la entidad organizadora, la Conmebol. Para Chile, un paso adelante; para el fútbol sudamericano, uno o dos pasos atrás.


 

2 de Julio: Solo saudade...

Pelé, Gerson, Tostao, Jairzinho y Rivelino. Zico, Sócrates y Toninho Cerezo. Romario, Bebeto y Raí. Ronaldo, Rivaldo y Ronaldinho. Neymar y… ¿quién más? A diferencia del eterno dilema del huevo y la gallina, aquí la pregunta es qué desapareció primero: ¿los cracks de Brasil o su jogo bonito? Cada participación en un torneo parece ser un paso más en su humillación. Tal vez le falte solamente quedar eliminado de una Copa del Mundo.
La CBF, antes una institución poderosa y bien organizada, hoy navega entre la corrupción y la desorientación. Dunga fue llamado para solucionar un problema que él, entre otros, había creado: el incesante alejamiento de las raíces de su fútbol. La camiseta verdeamarilla pasó a ser defendida por jugadores atléticos, disciplinados, todavía con la buena técnica de todo brasileño, pero carentes de la fantasía que hizo tan admirado a Brasil. Parece mentira que entre 200 millones de habitantes no aparezcan más cracks como los mencionados al principio. Quizás el pizarrón excesivo les mató la alegría de jugar.


 

29 de Junio: ¿Esto es América?

“Esto es América”, aseguran que le dijo el árbitro mexicano Roberto García Orozco a Lionel Messi, cuando el jugador argentino se quejó por el juego fuerte de los colombianos. El gran fútbol que habitualmente despliegan los futbolistas sudamericanos en sus clubes europeos parece dejar de funcionar automáticamente cuando se pisa el suelo de América del Sur. Y se abre el espacio para las provocaciones, el “vedettismo” incontrolado de las grandes figuras, los arbitrajes localistas, las protestas desmedidas, las fallas  de la Conmebol.
La Copa América 2015 será recordada por los escándalos y no por el fútbol.  El país organizador, Chile, mostró estar dispuesto a cualquier método para ganar. El primero es jugar al ataque todo el partido, lo cual es elogiable. Pero si no alcanza, están listos para perdonar cualquier indisciplina fuera de la cancha o cualquier trampa dentro de ella.
La Conmebol, golpeada por las acusaciones de corrupción, parece haber caído en el laissez faire, en medio de la casi total ausencia de sus autoridades. La nueva designación del árbitro brasileño Ricci suena a premio por su afán localista.  Gonzalo Jara fue suspendido recién después de la denuncia uruguaya, que a su vez provocó una denuncia masiva de los chilenos. ¿Qué nuevo escándalo nos espera aquí en América en la última semana del torneo?


 

26 de Junio: Aprendimos una lección ya conocida

La Copa América 2015 se terminó para Uruguay dos partidos antes que lo habitual, porque no se alcanzaron las semifinales. La primera lección del torneo es algo que ya se sabía: el período de transición, como se le ha llamado, será duro.  Lo nuevo es que el comienzo de las eliminatorias será todavía más complicado de lo esperado, porque no estará tampoco Cavani.  De media cancha para atrás el equipo está consolidado y reiteró el oficio, la competitividad, la solidaridad para defender. De media cancha para adelante están los problemas: el equipo no crea fútbol y los delanteros no convierten.  Es cierto que recargar la tarea defensiva, llevando a todo el equipo hacia atrás, hace mucho más difícil la tarea de los delanteros, pero en el pasado reciente esto no se notaba tanto, porque Forlán o Suárez se las ingeniaban aun en soledad. Hay delanteros que se manejan bien aun sin acompañamiento, pero son los menos. Cavani, por ejemplo, necesita mejores asistencias.

Las principales pruebas en esta Copa América iban a realizarse de mitad de cancha hacia adelante. Y el resultado no fue bueno. Salvo Sánchez ante Chile, los nuevos no terminaron de conformar o tuvieron muy pocos minutos, como De Aarrascaeta o Jonathan Rodríguez. La transición será dura, y también larga.


24 de Junio: El tema es el gol

Es sabido que a esta Selección uruguaya le cuesta armar acciones ofensivas colectivas. Por otra parte, es un problema que han tenido muchos equipos uruguayos en la historia. En México ’70, por ejemplo, Uruguay logró el cuarto puesto convirtiendo cuatro goles en todo el campeonato. Pero en los dorados tiempos de Sudáfrica 2010 y la Copa América 2011 ese déficit de generación quedó casi olvidado gracias a la presencia de la dupla Diego Forlán-Luis Suárez. Ellos dos se las ingeniaron para sacar petróleo rascando el suelo con las manos, o sea, transformar jugadas comunes y corrientes en peligros de gol y muchas veces en goles. Por diferentes y conocidas razones, Forlán y Suárez no están en esta Copa América. Y Uruguay lo sintió en la serie.
En fútbol, hablar en condicional es peligroso y estéril: “si hubiera pasado tal cosa…”. Pero queda claro que aun con los problemas de generación, más allá de los planteos más o menos defensivos, se perdieron ocasiones frente a los arcos rivales que en aquellas campañas de 2010 y 2011 eran goles.
Chile era el rival más difícil que podía esperarse para los cuartos de final. La posibilidad de superarlo pasa por recuperar aquella contundencia perdida.


19 de Junio: Después de Argentina, antes del futuro

Estaba previsto: Uruguay iba a oponerle una defensa rocosa a Argentina en La Serena. También estaba previsto: los jugadores celestes dejarían el alma en la cancha. Se temía: el equipo iba a tener problemas para generar fútbol ofensivo. Todo eso se dio. Quizás lo inesperado, sobre todo luego de la primera hora de partido, fue que Argentina terminó arrinconado, haciendo tiempo, suspirando por alguna salvada de su arquero Romero o de pura suerte.  ?Y si Uruguay no hubiera esperado la desventaja para ser más ofensivo?
Uruguay logró durante muchos pasajes del encuentro encerrar a Messi y los suyos en una telaraña defensiva. Pero esa telaraña estaba demasiado cerca del arco de Muslera, por lo cual hasta los propios celestes no podían escapar de ella. La pelota recuperada se perdía enseguida. Y de tanto peloteo cercano, casi fatalmente Argentina iba a tener una oportunidad de gol.
Además de la misión de ganarla (algo difícil pero no imposible), la selección del Maestro Tabárez tiene otras metas en esta Copa América, desde afirmar su renovación hasta buscar nuevas fórmulas sin Luis Suárez. Quizás la derrota ante Argentina ponga más lejos aquella primera meta, pero partidos como el clásico rioplatense pueden enseñar cómo alcanzar las otras.


 

16 de Junio: De estrenos y progresos

A buen fin no hay mal principio, decía Shakespeare, una frase que también ha sido traducida como “Bien está lo que bien acaba”. Hasta ahora, las selecciones de Oscar Tabárez se caracterizaban por un debut trabajoso y opaco en los torneos y un final generalmente digno de aplauso. Así fue en la Copa América desde 1989 hasta 2011. Y si bien el Mundial 2014 no terminó de la mejor manera para los celestes, el estreno fue peor todavía y enseguida se lograron dos grandes victorias.

Las anécdotas del mal comienzo quedaron atrás con el triunfo sobre Jamaica el sábado. Pero ahora falta la mejor parte de cada historia, con buenas campañas salpicadas de triunfos memorables. El partido del sábado dio más para las bromas con la ubicación de Jamaica en el mapa que para recordar por su fútbol. Tras la primera fecha de esta Copa América, casi todos los equipos parecieron jugar más que los celestes, incluso algunos de los que perdieron.

Cuando Uruguay debutó perdiendo o empatando, luego hubo un progreso rápido y notorio que explicó esos finales felices.  Aunque ahora se haya ganado, hay que reclamar esa mejoría pronto. Existe capacidad y oficio para lograrla.