http://www.tvshow.com.uy/pantalla-caliente/mary-cioli.html

————————————————————————-

La casamentera visitó el living de TV Show en ocasión del lanzamiento del libro “La celestina”, de la autoría de Leonardo Lorenzo y que recrea las historias más increíbles de unión de pareja y de sus épocas como detective privada. Criticó las redes sociales como forma de encontrar pareja porque hay “mucho peligro”.

La casamentera oriental Mary Cioli  vuelve a estar en el tapete con la publicación del libro “La Celestina”, de la autoría de Leonardo Lorenzo, y que recopila las historias más increíbles de la profesional en formación de parejas.

Cioli y Lorenzo visitaron el living de TV Show para hablar del libro y de los más de 30 años de experiencia de Cioli como representante de Cupido en Uruguay. Dijo que lleva miles de uniones concretadas y que en este momento, dentro de su base de datos, tiene en la actualidad 6.000 personas solas que están en el proceso de encontrar su media naranja.

Pese a Internet y nuevas formas virtuales de relacionarse, su trabajo sigue en expansión, dijo. “En Internet lo que hay es peligro. Se puede encontrar a alguien, pero hay mucho riesgo. Te cuento un caso de una clienta mía que mientras esperaba por los resultados de mi análisis de compatibilidad, de ansiosa nomás, entró a relacionarse con un hombre por chat y empezaron a salir. Ella tiene un alto cargo público y muy buen poder adquisitivo. Lo llevó a su casa al pretendiente y le llevó 20.000 dólares y las joyas”, dijo. Añadió que en broma apodó al Facebook como “pelaviejas”.

Cioli comenzó su carrera como detectiva. Ella tenía una peluquería y veía que las mujeres se quejaban de presuntas infidelidades de sus maridos que no podían comprobar. Pues ella comenzó a ofrecer el servicio de perseguirlos y tratar de fotografiarlos infraganti.

Cierto día, en cambio, quiso cambiar de orientación. “Una vez una mujer me mandó a investigar al marido, que decía trabajar de 10 de la noche a 6 de la mañana. No. En realidad, trabajaba hasta las 12. El resto del tiempo lo pasaba con otra mujer con la que tenía un hijo. Cuando le mostré la evidencia, la mujer se separó y me dijo: ‘Ahora va a tener que encargarse de encontrarme un compañero’. Hice un curso en Suiza de formación de parejas y empecé a hacerlo acá”, dijo.

Si bien Cioli abandonó su actividad detectivesca, consideró sobre la infidelidad: “Creo que ahora la mujer engaña más que el hombre”.

Consultada acerca de un costo aproximado de sus servicios, Cioli aseguró que un interesado puede acceder a tres o cuatro presentaciones de candidatos con compatibilidad por unos 14.000 pesos, aunque todo depende de la edad y de la profesión de los interesados.

“No es lo mismo lo que puede pedir un diplomático que un oficinista”, dijo.

Criticó a las mujeres que llegan a su oficina pidiendo encontrar a alguien que las lleve de viaje y las mantenga.

Cioli detalló que su método de formación de parejas incluye un formulario donde constan las características de los aspirantes y sus aspiraciones respecto a la pareja. Además, ella pide recibo de sueldo y copia de los títulos de las propiedades que el interesado dice tener, como garantía de que sea quien dice ser y tenga el nivel de vida que dice tener. Además, también le pide un análisis de VIH para descartar que sea portador del virus. Concluida esa etapa de inscripción comienza su análisis de compatibilidad para encontrar al compañero o compañera con el que sea más compatible. Le muestra fotos y se llega a la presentación con el consentimiento de ambos. Si la primera cita fracasa, se pasa a la siguiente.

Leo Lorenzo contó que muchas veces los diplomáticos recurren a los servicios de Cioli. “Ellos no conocen el país y Mary les da seguridad de que quien le presentan es quien dice ser”, añadió.

El libro La celestina es el primer texto de la autoría de Lorenzo. “Conocía a Mary de los medios, de haberla entrevistado y siempre pensé que las historias que contaban merecían un libro”, dijo.

El libro, de editorial Fin de Siglo, ya está a la venta en librerías. Se presentará el miércoles 26 de agosto en la Fundación Fucac.