El árbol sin nombre – de Lía Schenck (inédito):

El árbol sin nombre

Este es el cuento del árbol sin nombre que nació de una semilla sin nombre en un país que se llama así: País sin nombre.
El árbol iba a crecer hasta llegar a cierta altura. Más o menos en la mitad del cuento sus ramas se llenarían de una fruta maravillosa que haría feliz a todo el mundo con solo probarla. En realidad, nadie supo ni sabrá jamás porqué la semilla se elevó en el aire y  la fruta nunca apareció en el cuento por más que el árbol fuera creciendo y creciendo como un cohete con raíces al aire. Creció tanto que llegó a tener millones de hojas y de ramas que subieron tan alto pero tan alto que un día el árbol sin nombre llegó a un pequeño planeta que tampoco tenía nombre.
El árbol miró hacia abajo y sintió un vértigo espantoso.
-Ay, cómo pude subir tan alto -dijo el árbol – ¡Quiero bajar!
 Pero ahí mismo le surgió una tremenda pregunta: ?¿Cómo hace un árbol para bajarse de un árbol??.
Cuando se dio cuenta de que un árbol no se puede bajar de un árbol, tomó una decisión:
-No voy a bajar ni voy a subir. Me quedo en este pequeño planeta sin nombre que en realidad es luminoso y tiene una vista hermosa. Dentro de poco seguro que llegan pájaros.
Apoyó con fuerza sus raíces y allá está, feliz de la vida.
En cualquier momento, seguro que llega un astronauta que no solo descubre un  pequeño planeta sin nombre, sino que también, y muy emocionado, descubre un árbol sin nombre con pájaros sin nombre que  elevan sus maravillosos cantos al espacio infinito.

Lía Schenck (inédito)

LAS SEMILLAS de Germán Machado (inédito):

LAS SEMILLAS

del fruto

del árbol

del jardín.

 

Y antes:

el jardín

del árbol

del fruto

de la semilla.

 

Y después:

tu sonrisa

cuando el sol,

el calor

y la brisa.