El abuelo Quique desapareció. Sus amigos del club de bochas están muy preocupados, pero no quieren avisar a la policía. Beto, el nieto de Quique, propone hablar con su amigo Tito para que investigue lo que ocurrió. Pero Tito tiene un problema muy serio para resolver. Debe ayudar a Cachito, la estrella del equipo de fútbol Picadito, que tiene ocho materias bajas en el liceo. Si no le va bien en las pruebas, sus padres no le permitirán jugar la final.

Con la ayuda de Beto y de los extraños poderes de Luli, Tito descubre que un enigma se esconde detrás de un episodio insólito ocurrido el día anterior, al mediodía y en pleno parque Rivera. Un grupo de más de 200 bailarines, disfrazados de muertos vivientes, improvisó una fugaz coreografía del video Thriller, de Michael Jackson.

 Comprar título en Entrelibros

A lo largo de esta divertida y ágil novela, Tito, Beto y Luli se preguntan: ¿Qué misterios se esconden en el Castillo Pittamiglio y en el Palacio Piria? ¿Hay mundos paralelos?

Estas preguntas los llevan a descubrir un plan siniestro, que pondrá en peligro a muchos niños en la noche de Halloween. 

Carlos Pacheco (Montevideo, 1964)

De niño, su padre le contaba historias en las que era un artista de circo y hacía proezas increíbles.  Su abuelo lo llevaba a pasear en bote por el lago del parque Rivera y mientras remaba inventaba cuentos de duendes, hadas, ogros y piratas. Sus primeras lecturas fueron las historietas de Patoruzú, y más tarde muchos libros sobre demasiados temas diferentes. Un día encontró en una caja una vieja máquina de escribir y comenzó a escribir sus propias historias. Al poco tiempo se compró una computadora y escribió su primera novela (Ensalada Rusa, 1994).

Sus últimos libros fueron sobre lo mejor de los uruguayos (Inventos uruguayos y Héroes Uruguayos; Editorial Fin de Siglo, 2010 y 2011). Colaboró con la redacción del libro No + pálidas de Enrique Baliño (Xn Publishing, 2010). Escribió muchos artículos, la mayoría sobre tecnología y muchos sobre libros y autores.

Hoy camina distraído por Montevideo. Confiesa que nunca se acercaría a una luz muy blanca, porque teme que lo transporten a otro planeta o a un mundo paralelo.