Del cinco al ocho de este mes (setiembre 2013), tuvo lugar la séptima edición de la Feria de Libro de la Ciudad de Durazno.

Entre la oferta de libros, la presencia de libreros y editoriales, anduvieron chicos y chicas con trajes típicos, jugadores de ajedrez concursando por un premio, representantes de un taller local haciendo serigrafías y retratando a los asistentes, músicos aportados por centros del MEC y grupos de animadores que entretuvieron a grandes y chicos.

La alerta naranja del sábado no detuvo a los duraznenses y llenaron los pasillos del Museo Histórico Casa de Rivera hasta que se hacía difícil circular. Pero el domingo redoblaron la apuesta y para el acto de clausura y entrega de premios, parecía que todo Durazno estaba presente.

Los libros seguirán llegando a donde haya lectores.

[nggallery id=11]