El bullying, entendido como hostigamiento y maltrato sicológico y/o físico, es un ejemplo de violencia que en forma creciente se instala en las noticias que nos llegan de España, Estados Unidos o Argentina. Y, por pupuesto, de Uruguay.

Etiquetar el fenómeno bullying permite identificarlo, visualizarlo e introducirlo en la agenda de una sociedad que, por ende, deja de ignorarlo y comienza a buscar caminos para prevenirlo. Ayuda a identificar a los involucrados (agresores activos o pasivos, testigos y víctimas) y genera herramientas útiles para padres y docentes. Sobre todo para asistir a las víctimas, que arrastran las terribles consecuencias del hostigamiento: baja autoestima, temores, miedos y aislamiento, entre otras.

En ese camino va este libro. Ser una guía que no solo habilite la discusión del tema, sino que resulte un aporte en educación y prevención.

Fabricio Chaves Montevideo, 1989

Es el más joven de cinco hermanos y con 23 años dio su gran paso a la popularidad tras su participación en el conocido reality Gran Hermano, organizado y emitido desde Argentina. Junto a su hermano gemelo fueron los primeros uruguayos en formar parte del famoso show rioplatense. Su firme intención de reivindicar derechos individuales llevó a que estuviera involucrado en algunas de las más recordadas polémicas del certamen.

También incursionó en la actuación —una de sus pasiones— y posó para distintas publicaciones.
Ha puesto su nombre y su imagen al servicio de causas solidarias y, con ese espíritu, apadrina a la asociación Ser Padres Uruguay. Colabora, además, sin estridencias, con muchas otras instituciones y participa en distintas instancias benéficas. Su popularidad provocó que empezara a recibir centenares de testimonios de personas que, además de admirarlo, le confesaron distintas situaciones de hostigamiento escolar.

Esto lo llevó a concebir la idea de un libro como forma de darles una guía práctica y sencilla sobre cómo proceder ante escenarios de bullying.

«Tuve alguna experiencia de bullying, y la devolución del público me ayudó a comprender situaciones de mi infancia y adolescencia. Seguramente otros las están padeciendo en este mismo momento, por lo que hay que educar sobre tolerancia y saber que nunca se está solo. Este libro es mi manera de agradecer, de forma práctica, tanto apoyo y tenderle la mano en gesto de cariño a cualquiera que pueda necesitar aliento ante la adversidad», dice Fabricio.