Cuenta la leyenda que en las noches de luna llena se puede ver por los montes de Valle Edén a una niña jugando entre las ramas, con vestido de hojas y sandalias de raíces, montada sobre el lomo de un puma. Se dice además que ella vive en una cueva de ágatas y amatistas con su abuela india. En ese lugar fantástico transcurre una aventura que enfrenta a un grupo de niños con cazadores codiciosos que, al parecer, buscan un elixir extraordinario. La naturaleza y ciertos mágicos habitantes se unen a los niños en la defensa del lugar y sus secretos.