El César di Candia periodista nos muestra lo que ocultó durante 50 años: su alma al desnudo.
Acostumbrado a desnudar las ajenas, el mejor entrevistador del siglo XX uruguayo apenas nos dejaba sospechar su fina sensibilidad en alguna pincelada sobre el entorno o en la selección de un gesto del interpelado contado con austeridad. Ahora, en este libro, devela los resortes intelectuales y emocionales que lo movilizaron en sus proezas periodísticas.
Las respuestas imposibles de conseguir, las franquezas inesperadas, las amarguras y las iras apretadas en algunas frases, componían sus reportajes y crónicas, esas fotografías tan implacables como esplendorosas.
¿Cómo lo lograba? Aquí nos cuenta una parte al menos: la historia de 18 grandes historias.
Hermano menor —solo por edad— de la generación del 45, despliega en sus crónicas de presos, de locos, de jóvenes delincuentes, de desamparados, toda su fortaleza crítica, minuciosamente ácida. Y toda su astucia para lograr de un entrevistado esa respuesta con la cual sueña todo periodista.
Difícil, después de esta lectura, desprenderse de la mirada loca del Mincho, del gélido aire de fanatismo que supo respirar Bordaberry, de las risotadas grotescas de Jorge Batlle, de la profundidad humana del padre Cacho, de las devastadoras lágrimas de China Zorrilla, del quebrado semblante de Zelmar poco antes de su muerte.

Oficio de periodista es un libro de buen periodismo hermosamente escrito.

César di Candia
Nació en Florida, Uruguay, el 24 de octubre de 1929, aunque por propia decisión optó por La Paloma, en Rocha. Periodista y escritor, ingresó al diario El país en 1954, dirigió
la revista humorística Lunes y volvió a ese género con El Dedo y Guambia. Trabajó con diferentes grados de responsabilidad en Repórter, Hechos, La Mañana y Marcha. En el
semanario Búsqueda publicó sus célebres reportajes especiales durante quince años. En 1999 vuelve a El País realizando investigaciones que se publican los sábados. Ha hecho
del género periodístico un estilo literario: Ni muerte ni derrota (1987, reeditado en el 2006), El viento nuestro de cada día (1989), Los años del odio (1993), La generación encorsetada (1994), Grandes entrevistas uruguayas (Recopilador, 2000), Sólo cuando sucumba (2003), Tiempos de tolerancia, tiempos de ira (2005). Vuelve a escribir para Búsqueda en una sección de viñetas bajo el título Fantasmas del pasado, perfumes de ayer, editadas en forma de libro en 2006. Ha incursionado en cuentos y, como novelista, con El país del deja, deja (1996), Resucitar no es gran cosa (1997) y Concierto para doble discurso y orquesta (2003). Rindió homenaje a su pueblo adoptivo en un libro editado en 2004, La Paloma, y a la costa uruguaya con Pequeño mundo en 2007. La exuberante recopilación de material que recogió para Resbalones y caídas, un siglo de política uruguaya (2009), le permite una segunda entrega Tropezones y porrazos (2010). Su último trabajo es un libro de cuentos titulado Olor a mar (2011).

[button link=”http://www.entrelibros.com.uy/homepage.html?page=shop.product_details&flypage=flypage.tpl&product_id=8459&category_id=3590&manufacturer_id=21″] Comprar este libro (Entrelibros.com)[/button]
…………………………………………………………………………………………..

1 comentario

Los comentarios están desactivados.