Pautas a tener en cuenta si quieres ser un buen lector del lenguaje gestual:

1.    Un gesto aislado no dice nada. Los comportamientos gestuales deben analizarse en conjunto y dentro de un contexto; puede ser de situación y de cultura. Algunos varían sustancialmente según la cultura que los genera.
2.    Es imposible descifrar lo que la persona quiere decir a través de un solo gesto, como lo es a través de una sola palabra. Ten en cuenta que es imposible no comunicar. Tus palabras y tus gestos hablan por ti. A veces de forma contradictoria.
3.    Lo útil y necesario es cultivar la atención y el monitoreo de las propias expresiones para poder cambiarlas y optimizar el resultado del mensaje y la comunicación. El control de nuestros gestos y la ampliación de su repertorio nos aseguran la reducción de la ansiedad que conlleva la comunicación interpersonal.
4.    Las personas emitimos micro expresiones que duran apenas unos segundos y delatan la emoción que vivimos. Algunos interlocutores muy entrenados pueden descifrar cómo nos sentimos sólo con percibirlas.
5.    A través de los ojos se regula el acto de la comunicación, se brinda mucha información, se expresan las emociones y hasta se define la naturaleza de la relación con el interlocutor. Las pupilas se dilatan o contraen, brillan de forma original; los ojos mantienen la mirada, que será diferente para cada caso, y por si fuera poco la velocidad del parpadeo agrega la información adicional. Presta atención a la dirección de tu mirada, la intensidad y duración así como a la de tu interlocutor.
6.    La mejor forma de disimular una emoción. Hay más de 28 formas de sonreír. Si la empleas en la comunicación y te aseguras de que resulte auténtica, tienes ganado al interlocutor.
7.    Las manos, usadas con libertad hacen gestos inconscientes y buscados; implican la articulación de manos con sus dedos, muñecas y brazos. Son más expresivas que las palabras y se aprenden con más facilidad. Nos da una información complementaria sobre la etnia del orador, la personalidad y hasta el estado de su ánimo.
8.    Una voz apagada, muy tenue es aburrida y no colabora nada a una buena comunicación. Si el interlocutor no es atrapado por el tono de la voz de quien le habla, pronto estará mentalmente lejos, pensando en todo lo que tiene que hacer cuando se desprenda de ese latoso conversador. Se puede corregir si resulta muy agudo o chillón.
9.    No hay nada más antipático que “hablar en difícil” frente a quien no puede entender. Es uno de los peores defectos de quien quiere detentar poder. Demuestra una profunda inseguridad la costumbre de construir una especie de trabalenguas ingenioso, con palabras complicadas de uso específico y frases largas que agotan. Lo mejor es emplear frases cortas, de no más de diecinueve palabras, con vocablos de uso corriente pero no vulgar.
10. El mentiroso, salvo que sea muy hábil, en algún momento se delata. Pero su error puede develar la verdad o solamente demostrar que está mintiendo sin que conozcamos lo que quería falsear. Las pistas sobre la mentira son expresiones muy   rápidas y cortas: cambio sutil en la voz, cambio facial, micro expresiones del rostro, acelerar el ritmo respiratorio, ruborizarse, pausas entre palabra y palabra, un desliz verbal, (cuando se dice algo no relacionado con el tema o que se quería ocultar). Puede, además, hacerse algún gesto o ademán que no es adecuado y que, si se sabe interpretar, dirá mucho más que las palabras.


Ir a la ficha del libro:
GESTOS un lenguaje para aprender y descifrar – por Roma Bettoni

Roma Bettoni nació en Montevideo, es abogada y dedicó varios años al ejercicio de esta profesión. En 1988, descubre la comunicación como otra vocación que al principio comparte con la primera y que, paulatinamente, le absorbe todo su tiempo. El aprendizaje de Técnicas de Dominio Mental, de Inteligencia Emocional, de Ley de Atracción la llevaron a concurrir a múltiples cursos dentro y fuera de Uruguay. A partir de ellos, decidió difundir y compartir sus conocimientos en cursos, seminarios, charlas, así como en programas radiales y televisivos. Plasmó sus conclusiones en varios libros que acercan al lector herramientas prácticas para lograr la tan anhelada felicidad, para vivir con inteligencia emocional y lograr la concreción de sus deseos: Viaje a tu mundo interior (Ed. Fin de Siglo, 1993); Armoniosa mente (Ed. Fin de Siglo, 1994); Hay otro camino (Ed. Fin de Siglo, 1998); ¼ de segundo. Inteligencia Emocional (Ed. Fin de Siglo, 2005 y 4ª edición actualizada, 2010); El libro de oro de la atracción. Si puedes imaginarlo, puedes tenerlo (Ed. Fin de Siglo, 2008) y La magia de las respuestas (Ed. Fin de Siglo, 2010).

1 comentario
  1. MARIA ELENA
    MARIA ELENA Dice:

    REALMENTE GENIAL E INTERESANTE LAS PEQUEÑAS LINEAS LEIDAS. VERDADERAMENTE LEER VALE MAS DE LO QUE IMAGINAMOS…

Los comentarios están desactivados.