Obsesionado con las formas breves, y tras la publicación de Extractos de limón (aforismos, 2016) y Vodka shots (microrrelatos, 2018), Bruno Cancio vuelve al ring con Ella, una innovadora novela en la que los microrrelatos se transforman en capítulos, llevando la elipsis narrativa a un nuevo nivel. Pero la estructura no es mero capricho. ¿Quién o qué es Ella? ¿El objeto de deseo universal designado con el pronombre personal femenino, la elegida, la amada arbitraria e inasible del amor cortés? ¿Una representación del yo narcisista, el mecanismo de una ficción literaria muy parecida al deseo?

Ella es la historia de una mutación —la madre, la amante, la esposa opresora— contada desde una lógica espacio-temporal propia de los dibujos animados, los videojuegos y la ciencia ficción. Mutaciones, transformaciones, viajes subterráneos escatológicos y temporales, loopsElla se hace de fragmentos y reaparece siempre igual y diferente. La realidad, esa cosa mediocre y bizarra, abre portales en la escritura de Bruno Cancio. ¿Cuándo será el ataque, la explosión y la fuga? Ella es esencial y requiere de pocas palabras.
–Hoski