[button link=”https://www.findesiglo.com.uy/wp-content/uploads/2013/06/ganadores-concurso-la-llave-emplumada.pdf” newwindow=”yes”] Info completa en pdf[/button] [button link=”https://www.findesiglo.com.uy/concurso-la-llave-emplumada” color=”lightblue” newwindow=”yes”] Info completa en diapositivas[/button]

Concurso “La llave emplumada 2013”
La publicación del libro La llave emplumada fue un buen motivo para llamar a un concurso de cuentos entre escolares.
El objetivo principal era fomentar la lectura, la expresión oral y, sobre todo, la expresión escrita.
Se mandaron invitaciones a muchas escuelas (públicas y privadas) entre marzo y abril de este año 2013.
Como fecha límite para la entrega se fijó el 16 de mayo. El deseo de participar en el concurso fue general, pero a la hora de concretar los trabajos, en plazos determinados, el número de estos disminuyó.
De todas maneras 10 clases correspondientes a 7 escuelas enviaron cuentos que, en su mayoría, fueron considerados de buen y muy buen nivel.

El tribunal se expidió y resultaron ganadores los cuentos:

La llave Violeta (seudónimo Rokera 108) en la categoría 3.º y 4.º año escolar y Shainym, la casa (seudónimo Serifi) en la categoría 5.º y 6.º año escolar.

La entrega de los premios se cumplió, tal como estaba previsto, el sábado 1º de junio al las 17:30 horas en el marco de la 13.ª Feria Infantil y Juvenil en nuestro stand, Editorial Fin de Siglo.

Los criterios que tomó el tribunal para la evaluación pasaron principalmente por la creatividad demostrada en los cuentos y la habilidad para encauzarla en una trama narrativa; los aspectos más formales (ortografía, sintaxis) fueron tomados en cuenta pero en segundo lugar. La selección de los ganadores no fue sencilla, ya que se presentaron varias piezas de buen nivel con diferentes fortalezas, lo cual hizo difícil compararlas.
Primero debe llegar nuestro agradecimiento a las escuelas, clases y alumnos que llegaron a tiempo y pudieron estar en condiciones de optar por el premio. Y uno doble para los que tuvieron en cuenta las bases del
concurso y trabajaron con el libro.
En segundo lugar, el agradecimiento a las instituciones, maestros y niños que tuvieron las ganas de entrar pero no pudieron atenerse a los plazos de entrega. Sabemos que son muchos y los felicitamos porque, si
bien no participaron oficialmente del concurso, lo promocionaron internamente entre sus alumnos, cultivando la lectura, escritura y creatividad entre los niños, fin básico de la colección Montaña Errante.