Karl Marx era un hombre y murió en 1883, esta es una información inobjetable.

Fue uno de los mayores pensadores e investigadores materialistas.

Su pensamiento está en su obra y no en sus intérpretes o seguidores.

Como toda obra humana –por oposición a las “sagradas escrituras”, que también son humanas pero pretenden ser algo definitivo–, la obra de Marx tiene las siguientes características:

— Puede contener errores.

— Hay temas que no fueron considerados.

— Algunas obras quedaron incompletas.

— Hay hechos históricos que Marx no pudo conocer pero nosotros sí.

Su obra no puede ser considerada una “sagrada escritura”, definitiva, completa y sin errores. A pesar de que esto parece evidente, hay muchos “marxistas” que actúan tal como si se tratara de una “sagrada escritura”. Es evidente que su obra no tiene respuesta a todas las preguntas que se podían formular en el siglo XIX y, mucho menos, las planteadas durante el siglo XX o en el presente siglo. Muchas de sus “obras” son simples borradores o cuadernos de notas. Finalmente, el pensamiento de Marx no era estático y cambió a lo largo de su vida, tal como mostraremos en este libro.

J. G.

Juan Grompone

Juan Grompone. Nació en Montevideo en 1939, es ingeniero industrial (opción comunicaciones) egresado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República, profesor, informático y escritor.

Tiene publicados más de 150 artículos, así como libros de lógica, epistemología, divulgación científica, literatura, entre otros temas.

Es miembro de la Academia Nacional de Ingeniería (1993) y de la Academia Nacional de Letras (1997) del Uruguay. Fue asesor del Plan Ceibal hasta el año 2007.

Entre sus obras se encuentran: Asesinato en el hotel de baños (1990); Ciao Napolitano! (1991); Yo hombre, tú computadora (1992); Conexión MAM (1994); Rosa del tercer milenio (2002); El paradigma del laberinto (2011); Nirvana Dos (2012); La danza de Shiva I, II y V (2013, 2009 y 2001).

Ganó el Primer Premio de Narrativa (MEC) en 1991 por Asesinato en el hotel de baños; premio Ingeniero Eminente por la Región Latinoamericana (IEEE, 1991) y el premio Maimónides (B`nai B`rith del Uruguay, 2002) por la trayectoria en el área de Informática.

La Cámara Uruguaya del Libro le otorgó en el 2012 el Premio Bartolomé Hidalgo a la Trayectoria.