UN POCO DE SUERTE

EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

FUE MI CULPA, LO HICE POR AMOR

ESTOY SOLA PORQUE QUIERO

Al leer el teatro de Omar, al igual que al verlo, uno queda menos solo. Podrás llevarte algún dolor revuelto, te habrás indignado porque para este hombre  no hay sacramento alguno —ni político, ni religioso ni incluso moral—, te habrás reído con culpa o placentero cinismo, pero seguro estuviste con los tuyos.

Entre esos personajes están tus parientes, tus vecinos, a quienes amaste o no te amaron, los dilemas que atravesaste, las pulsiones que dominaste.

Todo en clave de humor, a veces grotesco, a veces tan sutil que en la platea solo despierta alguna risa nerviosa de vez en cuando.

La escritura de Omar Varela tiene herencia, pero a la vez participa en una construcción de su tiempo, el de los 90 y los primeros 2000.

Omar nos ha inventado muy bien. Sus personajes somos nosotros.

 

OMAR VARELA

Omar Varela es un destacado dramaturgo, traductor, adaptador, director y actor de teatro nacido el 15 de octubre de 1957 en el Barrio Sur de Montevideo.

Desde muy joven comenzó su formación teatral en Teatro de la Ciudad dirigido por Carlos Aguilera, ingresando luego a la Escuela Multidisciplinaria de Arte Dramático Margarita Xirgu, cuando su reapertura; un año después de su egreso (1981) fue becado por la Organización de los Estados Americanos para cursar Artes Escénicas en el Centro de Artes y Letras de la Universidad de Río de Janeiro.

A poco de empezar sus estudios escribió su primera obra de teatro para niñosEl cuento de Catalina (1979), y este resultó el inicio de una exitosa carrera en el teatro infantil. Un par de años después, su obra Hola familia Merengue, dirigida por Carlos Aguilera, fue galardonada con el primer premio Florencio que la Asociación de Críticos Teatrales del Uruguay otorgara en esa categoría (1981). Entre otros títulos de teatro infantil de su autoría se destacan Vamos a jugar a hacer teatro y Requetecantando (1980), Para jugar en la vereda (1981), Qué pasó con los juglares (1984), El reino de Rada (2007) y La escuela de Rada (2011), siendo protagonizadas estas dos últimas por Rubén Rada bajo dirección del mismo Varela.

Como estudiante también comenzó una destacada carrera de actor tanto en el teatro independiente (El rabino JonásHistorias de un caballoTijeras fatalesHumores que matan, entre otras) como en distintas participaciones junto a la Comedia Nacional (El burlador de SevillaEl burgués gentilhombre, y más).

Pero es en 1988, a la vuelta de su formación en Río de Janeiro, que estrena en Montevideo como director y traductor la pieza brasileña ¿Quién le teme a Italia Fausta?, que se convirtió en la obra más exitosa en la historia del teatro uruguayo, permaneciendo en cartel por más de quince años ininterrumpidos, incluyendo múltiples giras nacionales e internacionales, estimándose que fue vista por más de medio millón de espectadores.

Un año después de ese estreno fundó su propio grupo, Compañía Teatral Italia Fausta, que se constituyó en uno de los más reconocidos y populares del teatro independiente durante veinticinco años, fundó y lideró una escuela de formación teatral y administró dos salas teatrales.

A lo largo de treinta y cinco años de carrera dirigió más de 60 espectáculos, y estrenó más de 30 obras de su autoría, logrando combinar grandes éxitos comerciales con reconocida calidad artística, abarcando tanto el drama como la comedia.

En el ámbito de la comedia musical dirigió títulos internacionales como CabaretMi bella damaPiafÓpera do Malandro o El violinista en el tejado, pero es en el 2001 cuando estrena Arrabalera, un musical de tango de su autoría protagonizado por Laura Sánchez que da inicio a una serie de cuatro comedias musicales de temática uruguaya que lograron un extraordinario reconocimiento de público y crítica: La bien pagá (2002), Muñecas del cha cha cha (2003) y Siga el baile (2006).

Desarrolló también una vasta carrera en la traducción de obras, muchas de las cuales estrenó bajo su dirección, en especial de autores brasileños como Nelson Rodrigues (El beso en el asfalto, en teatro La Gaviota en 1991, y Compañía Italia Fausta en el 2008, Todo desnudo será castigado, en teatro La Gaviota en 1990, Bonita, pero ordinaria, en el teatro El Galpón en 1997), Domingos de Oliveira (Confesiones de Mujeres de 30 en el 2001) o bien Miguel Falabella (El submarino en 1999 y Cómo rellenar un bikini salvaje en 1997, permaneciendo varios años en cartel).

En el 2004 escribe y dirige en Montevideo El país de las maravillas, protagonizado por Nidia Telles, espectáculo que también se presentó en gira en distintas ciudades del mundo, y que en el 2006 se estrenó en Buenos Aires con Georgina Barbarossa y dirección del mismo Varela. También en el 2004 dirige Golpeá que te van a abrir, comedia de su autoría protagonizada por Petru Valensky, quien también protagonizó otras obras escritas y dirigidas por Varela, como Solo PetruAlcanzame la polveraLas tres rosas encarnadasNo te vistas que no vasMás loca que una cabra y Cada vez me gusta más, entre otras.

En el 2007 escribe y dirige Fue mi culpa, lo hice por amor, obra protagonizada por distintos elencos a lo largo de los años en Montevideo, gira nacional y Buenos Aires.

En el año 2010 dirige en el Teatro Solís a Estela Medina en Sonata de otoño, de Ingmar Bergman, y también Esa maldita pared y Un poco de suerte, ambas de su autoría, recibiendo esta última el premio Florencio en las categorías Texto de Autor Nacional y Elenco. Al año siguiente estrena la comedia Estoy sola porque quiero, recogiendo un resonado éxito de público que conlleva a una segunda parte que se estrena un par de años después, cuando también escribe y dirige Madres al límite, basada en la novela de Mónica Bottero.

A lo largo de su carrera, Omar Varela recibió un notable reconocimiento de parte del público, y los premios más variados, entre los que se destacan varios Florencio que otorga la Asociación de Críticos Teatrales del Uruguay, Iris de Oro, Bronce y Especial del diario El País, premio Manuel Oribe, premio Alas (Asociación Cultural Interarte creada por  Gebelin), premio Musa (Asociación General de Autores del Uruguay), etcétera.

Paralelamente a su carrera como teatrista, fue miembro del Consejo Directivo de la Asociación General de Autores del Uruguay durante más de quince años y desarrolló una amplia labor en el área de la propiedad intelectual, realizando cursos en Nueva York, Londres, Praga, Buenos Aires, Roma, Barcelona y Madrid, entre otros destinos. Asimismo, invitado por el gobierno de los Estados Unidos (programa USIS), realizó una gira por más de diez ciudades de ese país intercambiando experiencias con referentes culturales de diferentes centros de arte (Kennedy Center y Arena Stage de Washington, Escuela Juilliard en Nueva York, Universidad de Berkeley en San Francisco, The Second City en Chicago, y otras).