De amores corsarios.

Novelas de amor hay muchas. Novelas de amor ambientadas en el mar,  también. Novelas de amor que remiten a la Revolución Oriental usando como escenario a las ciudades portuarias de  Rio de Janeiro, Buenos Aires y Montevideo, ya se trata de una rareza.

El Corsario es una postal de época.  Pintura de costumbres y hábitos sociales de las márgenes rioplatenses.  El tema principal es un amor prohibido: una dama de dos apellidos y un valiente capitán inglés se sublevan contra las normas impuestas. 

La esclavitud, el machismo, la obediencia, la irreverencia;  son tópicos que  atraviesan  la trama de un texto que nos timonea y entrecruza con batallas sobre el mar.

“Desde pequeña María tenía la costumbre de escaparse por la ventana para vagar por la casa y el patio”. Esta es María, la muchacha que termina vinculada sentimentalmente al apuesto capitán.  El retrato de George Williamson lo describe como un hombre de 25 años, que tiene firmes convicciones, es maduro y gusta de tripular La Federal. De ojos claros y estatura alta, muestra el cabello rubio sin saber que María Rodríguez Sáenz, transformará también su corazón.

Hasta aquí parecería que nos encontramos ante una escritura cursi que no captaría la atención de los jóvenes lectores. Sin embargo, el libro escrito a dos manos por Viviana Bordón y Susana Bermúdez, ambas abogadas y amigas, nos introduce en los tiempos revoltosos de Artigas. Es decir, que lo que a simple lectura se podría interpretar como “novelita rosa”,  en realidad contiene un trasfondo histórico muy nuestro: la lucha por librarse de las redes del opresor. Una  narración que avanza y nos sorprende con la denuncia entre secretos del abuso del patrón hacia la esclava comprada.

En estas páginas existen trinquetes y palo mayor, aguas profundas y cálidos mares, piratas y tesoros.   Bailes de disfraces, paseos en compañía y hábiles entretejidos de casamientos previamente concertados. 

Por su estructura de capítulos cortos, la historia consta de buen ritmo. No obstante, debo señalar que el lenguaje puede resultar empalagoso a los ojos y gustos de nuestra juventud. Diferenciar el tono entre diálogos y narración, que por momentos se iguala,  favorecería la lectura. 

Se destaca el trabajo de profunda investigación realizado por las autoras.  Con ello es factible ampliar conocimientos.

Ficha:
EL CORSARIO. Una historia de amor. Viviana Bordón y Susana Bermúdez.
Colección Montaña Errante. Editorial Fin de Siglo. Mayo 2014. Montevideo.