«¿Cuántos Cristos habitan Latinoamérica? ¿A qué responden las diversas narrativas y representaciones sobre el mensaje de Jesús? Quizás haya tantos cristos como mensajes sobre él se quieran dar; lo que es seguro, es que todos encierran un mensaje político»: esta es la premisa del libro ¿De qué lado está Cristo? Religión y política en el Uruguay de la guerra fría (Fin de Siglo, 2021), que explora el correlato religioso de la polarización política.

Caras y Caretas dialogó con Nicolás Iglesias y Dahiana Barrales, coautores de la investigación que fue financiada a través de un fondo concursable del Ministerio de Educación y Cultura (MEC) de 2019 y publicada por Fin de Siglo.

El libro apunta a un público amplio, con y sin conocimiento teórico sobre los temas que se abordan. ¿Qué pueden esperar las y los lectores de esta investigación?

El libro refleja la resistencia a la dictadura y otros procesos más amplios y de larga data como los pacifistas, revolucionarios no violentos, procesos revolucionarios de cristianos que tomaron las armas, movimientos comunitaristas.

Lo más novedoso del libro es que muestra los apoyos y la legitimación que se hizo desde grupos religiosos a la dictadura y el autoritarismo y el uso de la religión que se hizo de parte de autoridades gubernamentales; el caso más emblemático es el de [Juan María] Bordaberry.

Encontramos grupos del catolicismo integrista como Tradición, Familia y Propiedad que tenía un activismo político muy importante previo al golpe y en dictadura. El discurso de la ley de Dios, el orden establecido por Dios, la defensa de la cultura occidental y cristiana estaba muy claro en Bordaberry, era claramente antidemocrático y proautoritario,

Un discurso cristiano conservador que decía que había una infiltración comunista en la sociedad que era un atentado contra los valores de la familia. Aparecen grupos evangélicos conservadores vinculados a la derecha evangélica norteamericana: ahí hay elementos nuevo como el rol de la CIA y la Embajada de EEUU en las iglesias, el papel de esta informante que vivía en Uruguay.

Aparece un escenario que conecta al Uruguay con el contexto geopolítico global y las propias disputas que la Guerra Fría llevó adelante, la polarización y su anclaje en el ámbito religioso uruguayo en casos puntuales y desde una perspectiva general.

¿Cómo fue el proceso de investigación?

Se remonta a un proceso que comenzó Fe en la resistencia en 2015 investigando resistencia de cristianos y cristianas a la dictadura [uruguaya].

Esta investigación fue llevada adelante en base a testimonios, archivo documental y material inédito, en especial [el de] una señora angloargentina que realizaba tareas de lobby en el ámbito religioso a favor de la dictadura uruguaya.

¿Enfrentaron desafíos en el proceso?

La escritura del libro nos implicó varios desafíos desde el primer momento. En sí no llevó mucho tiempo porque el fondo concursable nos habilitaba un año. Desde el primer momento tuvimos que planificar la escritura en base al público al que queríamos llegar con el libro, que es amplio. Si lo leen [notarán] tiene una escritura para todo público, coherente, sólida y consistente.

Traza muy bien el trabajo de archivo y de testimonios que va hilvanando todos los materiales que fuimos utilizando. Ese fue el otro desafío, trabajar con tanto material y lograr que el libro no fuese pesado para el lector.


Presentación del libro

El sábado 3 de julio a las 17:00 Barrales e Iglesias presentarán el libro a través de Facebook Live. La transmisión será abierta y gratuita.

Participarán Gerardo Caetano (historiador), Blanca Rodríguez (periodista), Gabriel Quirici (profesor de Historia) y Margarita Percovich (militante social).


Contratapa

¿Cuántos Cristos habitan Latinoamérica? ¿A qué responden las diversas narrativas y representaciones sobre el mensaje de Jesús? Quizás haya tantos cristos como mensajes sobre él se quieran dar; lo que es seguro, es que todos encierran un mensaje político.

La polarización política que generó la Guerra Fría tuvo su correlato religioso, que provocó incluso la infiltración de la CIA y el KGB en instituciones eclesiales, con el objetivo de espiar, cooptar o influir a sus integrantes. En Uruguay las iglesias no permanecieron indiferentes al enfrentamiento entre Estados Unidos y la Unión Soviética, y muchos sectores tomaron partido por uno u otro de los polos, lo que generó confrontaciones a la interna de las instituciones.

Así se tejió un complejo mapa de posiciones que abarcó desde religiosos que en busca de la transformación social participaron de la teología de la liberación, el comunitarismo, la educación popular, y adhirieron a la no violencia revolucionaria o a la lucha armada. Pero también existieron actores eclesiales y estatales que enmarcados en la doctrina de la seguridad nacional de Estados Unidos dedicaron aquellos años a combatir la «infiltración comunista» en las iglesias, y se posicionaron en defensa de la sociedad «occidental y cristiana».

A través de variada documentación y decenas de testimonios, este libro constituye hasta ahora el acercamiento más profundo al pensamiento y acción de las iglesias y sus fieles durante los años que duró el conflicto.