Entrevistado por En Perspectiva, el semiólogo Fernando Andacht presentó su nuevo libro: “En la cocina del sentido”, el cual toma como base el ciclo de “Análisis semiótico de la comunicación política” desarrollado en El Espectador. En este trabajo el autor reflexiona sobre el símbolo de la renovación en esta campaña electora. En ese sentido Andacht dijo que Lacalle Pou está ante el desafío de no “agotar” a su “neocarisma” y el FA, por su parte, está obligado a “generar juventud semiótica”.

Ver video de la entrevista

“Un símbolo asedia el escenario electoral uruguayo: el símbolo de la renovación”. La definición pertenece al semiólogo Fernando Andacht y está en su último libro, “En la cocina del sentido”, de Editorial Fin de Siglo, que aparece esta semana y que toma como base el ciclo de “Análisis semiótico de la comunicación política” que desarrolló en el programa En Perspectiva. 

Ese trabajo de Andacht no se queda en lo que ya pasó, también se aventura en lo que ya se perfila en la campaña hacia las elecciones de octubre y eventualmente noviembre, por ejemplo analizando las amenazas y los desafíos que encierra el término clave de esta elección: “la renovación”.

Fernando Andacht explicó que su libro “es una reflexión que nace en un espacio dialógico como la radio. Al que escuchó el libro no lo va a aburrir porque el montaje es todo (como en el cine), empiezo por el final (mediados de marzo en este caso) pero con toda una reflexión”. 

Andacht explicó que en su libro, “además del análisis semiótico tiene un capítulo donde, sin pisarle el terreno a los sociólogos, no hago predicciones pero le saco jugo a una suerte de tendencias semióticas sobre las cosas que creo que no van a pasar en octubre o noviembre en vistas de lo que pasó”.

Interrogado sobre qué es la renovación en materia semiótica, Andacht explicó: “Yo hablo de renovación como algo muy en serio. Antes del resultado de internas, Vázquez decía que al vice lo iba a elegir él y luego de poner a recalcular el GPS electoral el panorama se puso crítico y aparece Raúl Sendic que votó bien y es joven. Luis Lacalle Pou achicó el margen con su victoria”.

El semiólogo aclaró que una cosa es la “juventud biológica” y otra es la “juventud semiótica”. La primera está relacionada con la edad pero “la segunda es la interesante”. Para explicarla Andacht puso un ejemplo del 3 de junio, en una entrevista a Raúl Sendic hecha por En Perspectiva:

“Ese día Sendic me dejó sorprendido, y lo digo sin ironías” porque “habló de cómo ve la victoria y cómo analiza el fenómeno de Lacalle Pou”. En ese sentido “Sendic quebró su discurso predecible y dice que lo llamó a Luis” porque este “me mando el tuit y nos hablamos. Es más dijo que después de las internas tendrían que hacer una terapia de grupo”.

En ese momento “Sendic bajo varios años, ese discurso fue por la positiva y vino desde uno de los que, a los pocos días, se iba a convertir en el otro integrante de la fórmula del Frente Amplio”.

“Es esas palabras Sendic mostraba a Lacalle Pou y a él mismo como a dos muchachos compartiendo algo, el tiempo después del juego, eso es juventud semiótica, jugar a signos nuevos mostrando que el otro no es mi enemigo mortal, que el que está de aquel lado tiene diferencias, me sonó espontáneo, colocando a los dos en un mismo bando”.

En los meses que se vienen “estas cosas que parecen insignificantes serán claves” porque “el discurso viejo no tiende a dar renovación”.

Consultado sobre cuáles son los riesgos que implica la renovación, Andacht dijo: “En el caso de Vázquez hablamos de un carisma tradicional. A eso hay que sumar un neo carisma de Lacalle pop, que tiene el desafío de no ser sobre explotado, llevado a los límites”.

O sea, “que lo que se dio bien por la edad, estilo, no corra el riesgo del desgaste y se convierta en algo parecido a los niños de la campaña de Jorge Larrañaga”. El candidato nacionalista “puede agotar con su neocarisma y que termine rebotando en el tradicional de Vázquez”.

Por su parte el FA “sabe que la renovación no puede ser un look, ese Robin que es Sendic tiene que empezar a generar su dosis de juventud semiótica, el FA tiene que entrar en esa cancha, no le puede dejar el terreno a la oposición”.

El enigma en los meses que se vienen es “cómo sonar natural”, concluyó.

La transcripción de esta entrevista está disponible aquí.