Goles y goleros - por Luis Prats

Goles y goleros

El fútbol es apasionante porque no existe una única verdad. Y entre las hermosas contradicciones, el Mundial 2014 anota una más: es un torneo de muchos goles pero los arqueros han sido figuras destacadísimas. Y hasta tuvimos la novedad de un golero que ingresó solamente para la serie de penales y terminó siendo decisivo. Lo del holandés Tim Krul es algo nunca visto en la rica historia de la Copa del Mundo. 
Los nombres del costarricense Keylor Navas, el estadounidense Tim Howard, el mexicano Guillermo Ochoa, el belga Thibaut Curtois, el alemán Manuel Neuer e incluso el argelino Rais M’Bolhi  sobresalen aunque el nivel medio fue bastante elevado. Por ahora no se han visto escasos errores clamorosos, de esos que definen resultados, aunque el colombiano David Ospina, insuperable ante Uruguay, no estuvo bien en los goles de Brasil. Y el español Iker Casillas se equivocó en por lo menos uno de los goles holandeses, pero a esa altura ya había sido bombardeado varias veces.
Por mucho tiempo, el puesto de arquero fue un punto flaco de los equipos africanos, varios sudamericanos e incluso Brasil. Por ejemplo, México 70 vio seguramente a la mejor selección verdeamarilla de su historia, pero su número uno, Félix, era bastante flojo. Hoy ya muy pocos pueden dar esa ventaja.
La evolución física y técnica en el puesto ha sido notable. Como únicos verdaderos especialistas en el fútbol, los arqueros tienen una preparación cada vez más específica, dura e intensa, que los deja listos para dejar chicos los arcos.