La cara oculta del baby fútbol presenta varias historias del ambiente.

Cada fin de semana, miles de niños uruguayos corren atrás de una pelota en las irregulares canchas del baby fútbol local. Algunos con la simple intención de divertirse, otros con la idea de, el día de mañana, convertirse en futbolistas profesionales.
La cuestión es que no todos lograrán jugar en primera. Pero varios mostrarán ciertas condiciones, que captarán la atención de clubes profesionales, representantes y otras figuras externas, que intentan por todos los medios posibles hacerse con los servicios de ese niño.
El baby fútbol uruguayo genera decenas de situaciones inverosímiles, trágicas, divertidas y emotivas, algunas de las cuales son recogidas por Jorge Señorans en su libro La cara oculta del baby fútbol.
Así se encuentran historias como las de un niño anónimo de Progreso que fue “vendido” a otro equipo por seis chapas, hasta la de Santiago Lagreca, un joven que viajó junto a su familia a España por intermedio de un representante, y que hoy en día juega en las divisiones juveniles del Real Madrid.
Ambos casos marcan los extremos negativos y positivos de lo que puede suceder con un niño talentoso.
Sin embargo, Señorans no explora solo la vida de los pequeños jugadores, sino que investiga el funcionamiento de algunos clubes (desde los equipos de barrio que apenas subsisten hasta los clubes profesionalizados que tienen vínculos con los equipos de primera división y “captan” niños de otros equipos), el mundo de los representantes y el punto de vista legal del asunto.
Por otra parte, compila historias de futbolistas que hoy en día han llegado al mundo profesional, como Diego Rolan o Rodrigo Amaral; a la vez que obtiene el testimonio sobre el tema y el punto de vista de figuras del fútbol local como Óscar Tabárez y Diego Forlán.
Con una división en breves capítulos, cada uno contando una historia particular, La cara oculta del baby fútbol se convierte en una serie de breves relatos que combinan la investigación periodística con pasajes breves de reflexión y recuerdos personales del autor, que logra explicar un tema tan serio y delicado (pero a la vez tan poco discutido en las esferas encargadas) de forma directa y comprensible, casi como si lo estuviera contando en una conversación. Por el contrario, a veces se reitera algún concepto o historia, lo que frena en parte el ritmo de la lectura, al dar algún detalle que ya se conoce.
El baby fútbol está cambiando, con un perfil cada vez más competitivo, profesional y también despiadado, lo que lo convierte en un tema cada vez más preocupante, pensando sobre todo en los niños. Pero el libro también muestra que las historias de sacrificio, pasión y buena voluntad siguen teniendo lugar.
$350
Es el precio de La cara oculta del baby fútbol, de Jorge Señorans (Editorial Fin de Siglo, 176 páginas)