LIBRO SOBRE LA DESAPARICIÓN Y MUERTE DEL MAESTRO FLORIDENSE
Castro en la retina de sus seres más cercanos
Un libro que recorre lo peor que el Uruguay contemporáneo ha vivido.
Florida (Uruguay), 16, Jun – El martes 26 de junio en el Centro Cultural Florida se estará presentando el libro “En cuanto venga Julio” (2012, Editorial Fin de Siglo, 250 pesos) del escritor Pablo Manuel Méndez que trata sobre la desaparición y muerte del maestro floridense Julio Castro.
EL HERALDO se contactó con el mencionado escritor que realizó una investigación sobre el secuestro y muerte del docente floridense, cuyos restos aparecieran el 21 de octubre de 2011 en el Batallón 14 (Canelones), con un agujero en el cráneo.
“Una mañana de agosto de 1977, el maestro Julio Castro fue secuestrado por la dictadura en la esquina de Rivera y Soca (Montevideo). Ese día comenzó la búsqueda que relata esta historia. Fueron 34 años sin saber ni dónde, ni cómo, ni por qué. Su esposa, Zaira Gamundi, esperó su regreso hasta mediados de la década del 80 y mantuvo intactos los objetos que su esposo había dejado sobre mesas y escritorios. Sus amigos y sus hijos, apenas vieron su foto en los diarios de setiembre, comprendieron que Castro había muerto”, señala la presentación del libro.
“Maestro apreciadísimo y periodista destacado, Castro había estado enviando información al exterior sobre el régimen cívico militar, había escrito cartas, grabado cintas y elaborado documentos sobre lo que estaba sucediendo en el país. Militantes, policías, familiares, abogados y amigos cuentan en primera persona qué fue lo que ocurrió aquel día y qué les pasó a ellos mientras Castro no estuvo”, se agrega.
“La historia que cuenta el libro es de cómo fue esa búsqueda en términos generales en las diferentes etapas, también tiene las declaraciones de una de las pasajeras del vuelo 159 del 22 de setiembre de 1977, en el que la dictadura dijo que Julio Castro había partido rumbo a Buenos Aires, lo que después fue desmentido por la propia cancillería argentina y 34 años después por el hallazgo en nuestro país”, indicó el autor.
Agregando que “para escribirlo entrevisté a una treintena de personas, entre ellas el periodista Flavio Tavares, quien compartió prisión con el maestro Julio Castro, el día 2 de agosto de 1977; el contralmirante Oscar Lebel, quien fue el primero en notar la ausencia de Castro el día que fue secuestrado debido a que desapareció cuando estaba yendo hacia su casa; con Julio César Barboza, uno de los tres efectivos que participaron del secuestro; con Ariel, uno de los nietos de Julio Castro, con quienes hicieron la primera denuncia penal y con López Mazz, que dirigió las excavaciones que lograron encontrar sus restos el pasado 21 de octubre”.
Fuente: El Heraldo Florida