En Uruguay, la pasión por el fútbol se hizo libro

POR GUILLERMO PELLEGRINO

Las buenas actuaciones de la selección renovaron el entusiasmo de los orientales por el deporte más popular. Y se multiplicaron los lanzamientos de volúmenes sobre el tema, con diferentes enfoques.

Al igual que sucede en Argentina, los uruguayos –desde siempre y en su gran mayoría- respiran fútbol. Pero pareciera que hoy lo viven con mayor intensidad, porque el sentimiento ha cobrado nuevos bríos a partir de 2010, cuando la selección mayor y las juveniles comenzaron a cosechar logros de gran trascendencia, fundamentalmente por el tiempo que hacía que La Celeste había perdido destaque internacional.

El cuarto puesto en el Mundial de Sudáfrica, el titulo en la Copa América de 2011 y la buena actuación en la última Copa Confederaciones (además de los vicecampeonatos mundiales conseguidos por la sub 17 en 2011 y la sub 20 en 2013, que también generaron mucho entusiasmaron) llenaron de fervor al público futbolero que, no obstante, tuvo que asistir al cuarto repechaje consecutivo para acceder esta vez a la Copa del Mundo de Brasil del próximo año.

Este renacimiento de la pasión llevó a que, como nunca antes, el relato de y sobre fútbol comenzara a trascender sus ámbitos naturales –los medios de prensa y las llamadas “charlas de boliche” – y llegara, de manera exponencial, a ese pequeño gran universo del libro.

Tras el primer auge, en 2011, de volúmenes referidos mayormente a la actuación de La Celeste en el Mundial y a sus protagonistas, en los últimos meses se produjo en Uruguay una segunda y gran oleada de libros con el fútbol como tema central.

Hay para todos los gustos: desde perfiles biográficos y relatos íntimos, hasta investigaciones históricas y ensayos, pasando por textos sobre la vida –y otras miradas- de tres clubes. 

Algunos, inclusive, con gran nivel de ventas, como es el caso de Hasta la última gota. Vida de Fabián O’Neill (Sudamericana), de Federico Castillo y Horacio Varoli, que en pocas semanas llegó a la quinta edición. El texto cuenta la historia de una persona trasparente y un exquisito futbolista, que jugó años en Italia, tuvo fama y dinero, fue alabado nada menos que por Zinedine Zidane y que, por su relación con el alcohol, se retiró joven y hoy vive en forma austera en Paso de los Toros, el pueblo del departamento de Tacuarembó donde nacieron Mario Benedetti y la famosa bebida tónica.

Goles y Votos (Fin de Siglo), de Luis Prats, se adentra en la relación del fútbol y la política en Uruguay y en los intentos de la dictadura (1973-1985) por controlar el deporte.

El periodista Atilio Garrido, en Maracaná. La historia secreta, hace una revisión de cómo fue que se gestó aquella hazaña del Mundial 50. El partido decisivo de la última Copa Confederaciones, con la contundente victoria en Rio de Janeiro de Brasil sobre la multi campeona España, selección que buena parte de la prensa mundial daba como favorita, dejó muy en claro algo: es muy difícil superar a Brasil en Brasil ya que, salvo en 1950, ganó todos los torneos que ofició como local: los continentales organizados por la Conmebol (ex Confederación Sudamericana de Futbol)  y por la FIFA, como la Confederaciones. Uruguay lo hizo en 1950 y el libro de Garrido recrea aquel escenario de la que fue tal vez la mayor proeza de las Copas del Mundo.

Ladislao Mazurkiewicz. El arco, su mundo (Fin de Siglo), de Eduardo Rivas, cuenta parte de la trayectoria vital y deportiva del famoso guardameta muerto en enero de 2013, considerado entre los mejores del planeta en las décadas del 60 y 70.

A Nacional y Peñarol, los equipos más populares de Uruguay, lo trataron desde distintas perspectivas varios autores. En cuanto a los aurinegros aparecieron, por solo mencionar algunos, Peñarol. “Serás eterno como el tiempo…” (Banda Oriental), de Enrique Benech; A lo Peñarol(Sudamericana), de César Bianchi; y Héroes de Peñarol (Fin de siglo), de Gerardo Bassorelli. Este mismo periodista también publicó también en 2012 y en la misma editorial Héroes de Nacional; Elena Risso y Valentín Trujillo escribieron Nacional 88 y Alejandro Luzardo realizó Campeón de los tres siglos, una compilación de artículos que al igual que el anterior editó Fin de Siglo.

Defensor Sporting, club que a fuerza de muy buenas actuaciones en la Libertadores y la Sudamericana ha ganado prestigio a nivel internacional, y que en un campeonato en el plano deportivo muy injusto como el uruguayo (donde los grandes casi que no juegan en canchas chicas, mientras Defensor recorre todo los estadios de Uruguay) está casi siempre en la pelea -y de hecho lo ha ganado en la temporada 2007/2008- también tiene su libro: Defensor. Un siglo de pasión violeta. 

El fútbol también dijo presente en un volumen de miscelánea tituladoHecho en Uruguay. Historias de emprendimientos exitosos(Aguilar), de Diego Muñoz, en el que relata dos historias que tienen vinculación con el más popular de los deportes.

La ficción también le hizo un lugar al deporte en Fóbal  (Estuario, editorial en franco crecimiento, con relativa buena presencia en Argentina, también con su otro sello Hum), libro en el que participan once ilustradores y once escritores, entre ellos el argentino Manuel Soriano, radicado en Montevideo desde 2005.

Si bien son de autores argentinos, hubo asimismo dos libros relacionados a la temática que tuvieron buena acogida en Uruguay: La vida que pensamos. Cuentos de fútbol (Alfaguara), de Eduardo Sacheri, quien vino a presentarlo a la Feria del libro de Montevideo; eHistorias insólitas del fútbol. Curiosidades y casos increíbles del fútbol mundial (Planeta), de Luciano Wernicke.