No hay nada que decir sobre el impacto, la trascendencia o la vigencia de la obra de Los Beatles que no esté dicho en este volumen dedicado a las proezas cotidianas de hombres y mujeres que supieron que, al descubrirlos, habría un antes, un después y un hermoso durante.
Las crónicas que usted leerá a continuación se podrían reproducir por miles a lo largo y ancho de este mundo porque, vamos, estamos ante el club menos exclusivo del universo. Entrar, salir y quedarse para siempre dependerá de sus miembros, pero lo cierto es que estamos todos invitados. Un fanático de Los Beatles, ante todo, es un par. Un socio —seguramente anónimo— con el que ya nos hemos encontrado sin saberlo —y a miles de kilómetros de distancia— en las armonías a tres voces de «Nowhere Man», en el patrón de la batería de «Ticket To Ride», en el desquicio y el caos sonoro de «Helter Skelter». Y en este libro.
Aquí hay historias de amor, de sacrificio, de imaginar otras realidades posibles. Estas personas cuyas cuitas pueblan estas páginas viven en modo Beatle. Algo que no tiene que ver con usar cerquillo, vestir prendas temáticas, usar pines o reducir el fanatismo al deplorable acto fetichista de coleccionar para sí y sin compartir, como quien va y de soslayo raspa con el dedo la crema de la parte superior de una torta de cumpleaños y lo disfruta con íntima picardía.
No, hermano, yo quiero probar la torta, saborearla hasta el último ápice y saber con qué ingredientes se hizo. Eduardo Rivero pasa, una vez más y sin egoísmos, la receta. Lo hace invitándonos a presenciar el milagro multiplicado en decenas de historias de esas que gustamos compartir en este club. Como en sus programas de radio, sus clases y presentaciones como músico, pone la mesa para todos los que gusten sumarse. Ocupen sus lugares. Ya saben qué música sonará de fondo.

Christian Font

Eduardo Rivero Nació en Montevideo en 1952.
Se formó en guitarra con Amílcar Rodríguez Inda en el Conservatorio Falleri-Balzo y en análisis mesomusical con Coriún Aharonián.
Como músico popular, ha trabajado con Jorge Galemire, Jaime Roos, Eduardo Darnauchans y Mauricio Ubal, entre muchos otros.
Editó un CD de canciones propias con su grupo Lavanda Elástica y cantó tangos junto con Locas Cuerdas Trío, grabando un álbum y presentándose en el mundial de tango de Buenos Aires 2010.
En 2013, editó el primer CD dedicado a música tradicional napolitana producido en nuestro país, con el auspicio del Consulado de Italia en Uruguay.
Tiene una larga carrera como comunicador radial en emisoras como radio Sarandí, Setiembre FM, CX 26 Sodre y más recientemente El Espectador, donde coconduce El submarino amarillo junto con Hugo Burel.
Ha sido creativo publicitario en importantes agencias y docente de Comunicación en la Universidad ORT y el instituto BIOS. Desde 2009 es crítico musical en el semanario Brecha.
Es autor de los libros Los Beatles en Uruguay (coautoría con José Deco Núñez) y Memorias en mí. En el 2000, la BBC de Londres publicó en su página web mundial en español un texto suyo como único homenaje a John Lennon en los 20 años de su muerte.