El utilitario Argentino

El utilitario argentino

Argentina se ha mostrado como un camioncito utilitario, a cuyo volante tiene lugar reservado un genio. Pero el genio se aburre muy seguido y deja el volante a otro otro. Con ese vehículo, Argentina llegó a la final, a través de un camino bastante despejado de piedras, pozos y cualquier otro obstáculo. 

En un Mundial de partidos épicos, goleadas históricas y frecuentes grandes actuaciones individuales y colectivas, así como de fracasos tormentosos, cuesta ubicar al equipo de Alejandro Sabella. Tuvo un sorteo muy favorable, tanto por los rivales que cayeron en su bolillero como por el hecho de escapar a las sedes más lejanas y calurosas. Aun así, fue avanzando siempre por la mínima. Tiene al mejor futbolista del mundo, que llegaba al cabo de una temporada menos extenuante para él que para otras estrellas. Y sin embargo Messi mostró apenas destellos de su gran luz.  Pero los triunfos van fortaleciendo el cuerpo y sobre todo la mente, por lo cual en cada escalón pareció ofrecer un poquito más.

El utilitario chocará en la final con el bólido alemán, fuerte, rápido y lindo a la vez. La clave será si el genio toma su lugar ante el volante y decide, en el momento cumbre, pisar el acelerador.