Las caras del mal - de Raúl RonzoniLa definición académica del mal, escueta e insuficiente, establece que es “lo contrario al bien; lo que se aparta de lo lícito y lo honesto.” 

Ronzoni elabora un concepto más vital: asocia el mal con la incapacidad, de ciertos seres humanos, de sentir empatía y de experimentar sentimientos de culpa; con la facilidad que tienen para manipular al prójimo y causar daño innecesariamente;  con su  propensión a beneficiarse de cualquier manera, de pensar solo en ellos mismos, de desconocer la piedad o la lástima. 

En el caso de la Anabella Damasco el mal tiene la cara de una prestigiosa jueza que, mientras asciende en la escala jerárquica, se beneficia económicamente a través de sistemáticas maniobras fraudulentas. 

En el crimen de La Ternera, la del despótico Saravia planificando el asesinato de su esposa, pero también la de  los sicarios y hasta la del propio sistema que permite exculpar al hacendado. 

O la del nazi Paladino, matando a mansalva a judíos, según él, confabulados en un plan de dominio. 

En el caso de Julio Castro, Ronzoni penetra en el universo siniestro de la maldad organizada. ¿Quiénes son los culpables de la muerte del maestro?: ¿quien le descerrajó un tiro en la frente, quienes lo torturaron, quien dio la orden? 

El libro se cierra con un relámpago de dignidad y honestidad, el juez Mario Forni Bell, que defiende en plena dictadura el concepto de justicia, al dejar constancia de una muerte por torturas que termina con su carrera y, de paso, con lo que quedaba de independencia judicial. 

Cinco perturbadoras crónicas cuya calidad literaria nos sumerge en inquietantes reflexiones psicológicas y éticas. 

Raúl RonzoniRaúl Ronzoni
Es un apasionado del periodismo. Por su bloc de apuntes y su agenda han pasado gobernantes de los tres poderes del Estado, desde el segundo colegiado hasta el presente. A mediados de los 60 abandonó sus incipientes y erráticos estudios en la Facultad de Derecho para dedicarse de lleno al periodismo y a estudiar inglés, francés e italiano en sus ratos libres. Comenzó como colaborador de deportes en Época y luego pasó, entre otros medios, por Hechos, Ahora, Sur, El Debate y El Día. En 1991 se incorporó a Búsqueda, donde se dedicó al periodismo judicial, una temática sobre la que actualmente escribe una columna semanal. Fue corresponsal de la agencia de noticias Inter Press Service, de los diarios Clarín, Folha de São Paulo y de la revista Mercosur. Estuvo en la producción de programas de televisión en Canal 5, Canal 10 y VTV y fue seducido por el mundo de la radio en En Perspectiva, en su etapa de Emisora del Palacio. Realizó coberturas periodísticas en diversos países de América Latina, Europa y Asia. Varios de sus artículos han sido citados por autores como John Dinges, Alejandro Michelena, Jorge Gamarra, Andrés Oppenheimer y Jaime Yaffé. En 2008 compiló el libro Reforma al sistema penal y carcelario en Uruguay (CADAL) y en 2009 editó con Mauricio Rodríguez el libro de entrevistas Viejos son los trapos (Saga ediciones). Con Editorial Fin de Siglo ha publicado: Criminales (2011), Asesinos & Cía. (2012), ¡Vidas bien vividas! (2012, con Mauricio Rodríguez) y Mercedes Pinto. Indómita y seductora. Una guerrera con Batlle, Brum y la masonería (2013). Desde 2008 reside alternativamente en Valencia (España) y Montevideo.

 

>